Tag Archives: Receptes de cuina

Receptes de supervivencia

Estàndard

pastel_manzanaEn una de les trobades de Les Blogueres de Sant Marti, una companya ens va llegir una reflexió sobre el fet de llençar les restes de menjar,  “La meva mare ho aprofitava tot, eren temps difícils i se les pensava ben pensades per poder omplir els plats a taula”.

Aquesta matinada la mare m’ha tornat a despertar i desprès ja no he pogut agafar la son. Asseguda a fosques al sofà i tapada amb una manta, el meu cap a començat a rumiar; i d’una cosa me’n anava a un altre – pim, pam, pim, pam- i sense saber perquè m’he vist recordant els meus anys d’infantesa quan vivia a casa amb els avis i els pares.

I sense saber perquè, he recordat els menjars que acostumava a fer l’avia amb les restes i sobres del menjar. El dia que tocava patata i mongeta al migdia, per sopar al vespre, s’aprofitava el caldo de bullir la verdura per fer una sopa escaldada amb les sobres de pa dur i un rajolí d’oli. El pa dur, també proporcionava matèria primera a l’avia per fer una sopa de pa amb un sofregit de tomàquet i all i un parell d’ous batuts. I si encara quedaven restes de pa, el barrejava amb aigua i segonet per donar de menjar a les quatre gallines que teníem en una gàbia a la eixida. També cal dir, que el pa de llavors es confeccionava en un forn de llenya i amb un forner que treballava de nit i dormia de dia perquè les dones que anaven a treballar pugessin tenir el pa de bon matí  i així preparat l’entrepà de la canalla abans d’anar a l’escola. Però m’estic desviant del tema.

Read the rest of this entry

Anuncis

Tres hermanas y una cocina

Estàndard

tres hermanasEl cielo gris y plomizo, la lluvia fina, las hojas muertas en el sendero; todo el paisaje contribuía en ahondar su pena. El séquito fúnebre finalizo su trayecto y las tres hermanas se despidieron de su madre.

El siguiente destino seria la casa donde su madre había vivido los últimos años en compañía de Blas, el gato que un buen día apareció y se quedo en la casa. Hacia tres años que no se veían. La ruleta de la vida había girado de forma muy distinta para cada una de ellas. Ahora tenían que revisar papeles, ropas, muebles… había que vaciar la casa de recuerdos de su infancia y adolescencia para dejarla en condiciones para una posible venta.

Al entrar se dirigieron directamente a la cocina, la gran estancia y quizás la pieza principal de la casa, donde tantas veces se había reunido la familia. Las tres se sentaron en el banco situado alrededor de la gran chimenea y empezaron a revivir y recordar la figura de su madre entre ollas y sartenes, cazos y cazuelas… su reino.

La distancia y la incomunicación entre ellas había sembrado un vació. El recuerdo hacia su madre las hizo tener un pensamiento común: los guisos de mama. Como disfrutaban en la cocina el día que tocaba elaborar el pan. Su madre les enseño a amasar encima de la gran mesa de madera que ocupaba el centro de la gran cocina. Llenas de harina hasta las cejas, reían y jugaban con aquella masa blanda que les recordaba la plastilina que usaban en el colegio para moldear figuritas. Era increíble como después de todo conseguían que aquella masa se convirtiera en unos panes tiernos y crujientes a la vez. Poco a poco los viejos olores empezaron a estallar dentro de sus mentes adormecidas. El olor del estofado de carne, el arroz con bacalao de los viernes, las albóndigas con su salsa de tomate, el cordero asado al horno y como no los famosos dulces que tan amorosamente elaboraba. Read the rest of this entry