Tag Archives: Narració

El incendio

Estàndard

incendio_de_casaAquella noche una fuerte tormenta asoló el pequeño poblado. Solo una casa sufrió un espectacular incendio producido por un rayo.

Con las primeras luces del alba,  se descubrió entre los escombros los restos de un cadáver, completamente calcinado. La casa llevaba muchos años deshabitada. Nadie sabía a quién podía corresponder el cadáver.

La llegada del inspector Moriarty y el equipo técnico del CSI llenó de sentimientos contradictorios a la pequeña comunidad. Por un lado alivio; por fin se sabría a quien pertenecía el cuerpo calcinado; por otro lado un cierto desasosiego empañó sus mentes. ¿De quién era el cadáver? El recuento fue muy rápido. No faltaba nadie. La única respuesta coherente que encontraron fue que el cadáver pertenecía a un forastero. El inspector Moriarty y su equipo de técnicos forenses tendrían una difícil tarea.

Instalaron su campamento base en la vivienda de la doctora Flecher, la veterinaria de la comarca. Su casa era la única que disponía de conexión a internet. Un primer examen permitió confirmar que el cuerpo pertenecía a una mujer de unos cuarenta años aproximadamente. No se hayo ninguna documentación en el cuerpo, debido a su estado.  En la casa tampoco apareció ningún bolso o maleta que hubiera podido esclarecer algún dato más sobre su identidad. Read the rest of this entry

Y volvieron los dinosaurios

Estàndard
Autora: Esther Flores Carrillo

Autora: Esther Flores Carrillo

Hace algunos años, la especulación immobiliaria arraso barrios enteros de la ciudad. En uno de estos solares donde desde hacía muchos años,  había existido un antiguo edificio de planta baja y dos pisos, aparecieron de repente máquinas y operarios. Empezaron a perforar y arrancar la tierra y un gran agujero apareció donde supuestamente tenía que ir un parking i empezaron a levantar los cimientos del nuevo edifició.. Y de repente, un buen día, desaparecieron los operarios. Quedaron los cimientos y el resto de la tierra que no se había cubierto todavía de cemento. Todo quedo abandonado en medio de la obra a medio construir: hierros, maderas, mallas, tubos de plástico, tubos de PVC.

Los vecinos esperábamos que volvieran de nuevo los operarios para finalizar la obra inconclusa, pero no volvieron. Pasaron las semanas y pasaron los meses, incluso pasaron los años y la obra seguía abandonada.  El sol, la lluvia, el viento fueron ayudando a la degradación de los materiales allí abandonados. La madera se pudrió, los hierros hacía tiempo que habían sido saqueados y el resto de material yacía esparcido por todo el solar. Read the rest of this entry

Le Voyeur

Estàndard

piso antiguoUn hombre sube las escaleras lentamente. Alza primero un pie, cuando está bien aposentado sobre el peldaño sube el otro pie. Impulsa su cuerpo agarrándose con fuerza a la barandilla para realizar la dura ascensión. No es por la edad, no está enfermo, todo lo contrario. Es un hombre de edad madura, pero siempre ha practicado deporte y llevado una vida muy sana. Su rostro tiene un semblante relajado, inexpresivo. Puede que la palabra para definir aquel rostro sea ausente. Sus movimientos lentos recuerdan a los de un autómata.

Finalmente llega a su rellano en el quinto piso, donde se encuentra con cuatro puertas con su correspondiente numeración: 051-052-053-054. La suya es la 053. Realmente es un tercero pero también ha tenido que subir el entresuelo y el principal de aquel viejo edificio donde acaba de alquilar un apartamento.

Lo que antiguamente había sido un edificio donde en cada rellano habían dos viviendas, fue vendido por los herederos del antiguo propietario,  junto con los pocos inquilinos que quedaban a un fondo buitre. Estos a su vez, acabaron expulsado a los viejos inquilinos que quedaban, instalando en los pisos vacios personas con hábitos poco saludables y con costumbres ruidosas o muy belicosas. Los que resistieron, tuvieron la desagradable sorpresa al finalizar el contrato de arrendamiento, que les subían el alquiler en un 100%. Cosas del mercado, decían. Si lo quieres paga. Y si no puedes, te largas.

Las dos viviendas de cada rellano se han convertido en 4 apartamentos turísticos con un salón, cocina-americana y un dormitorio con cuarto de baño. Los muebles comprados en una gran superficie sueca son escasos e impersonales.  Solo una gran ventana en el salón que da a un patio de luces, aporta un poco de luminosidad. Read the rest of this entry

Proxima estació: El Clot

Estàndard

Barcelona-metro-ClotNormalment no agafo seient al metro, prefereixo anar de peu i recolzar-me a la porta. Però l’altre dia tenia que anar fins el final de la línia i quan després de dues estacions es van buidar alguns seients, m’ho vaig repensar i vaig seure. No acostumo a llegir cap llibre quan em desplaço amb el transport públic, perquè els trajectes son curts i em fa molta rabia tenir que interrompre la lectura. Normalment porto un petit llibret de sudokus, però aquell dia havia canviat de bossa. Hem vaig dedicar a contemplar a les persones que compartien el mateix espai i trajecte. Com sempre em dona un cert decensis comprovar que tothom va pendent del seu mòbil Davant meu hi havia una parella d’alemanys -molt rossos i molt blanquets- que estan mirant els seus mòbils i rient, una noia asiàtica i una noia sud-americana prenyada -molt prenyada- ocupen tota la bancada. Read the rest of this entry

Un altre Sant Jordi

Estàndard

Hi havia una vegada…

Aquest cop li donarem una volta a la història com quan donem la volta a un mitjó i la mirarem amb un altre prisma.

Al regne de Capadòcia hi havia un drac que tenia atemorida a tota la població. Per satisfer la seva fam, els camperols li donaven cada dia dos xais, per tal de que deixes d’atacar les ciutats i les vil·les del regne. Però quan els animals van començar a disminuir, van decidir enviar cada dia una persona -escollida per sorteig- i un xai. La família que patia la pèrdua d’un membre, devorada per el drac, rebia  per compensar,  un munt de monedes.

Però un dia el poble es va cansar de que sempre eren els camperols els que tenien que patir la pèrdua d’un membre de les seves famílies i en canvi no s’enviava mai a algun membre de la família del rei, per calmar la fam del drac. A partir d’aquell dia la família del rei també va entrar a formar part del sorteig.

Al cap del temps en el sorteig li va tocar a la filla del rei anar a la cova del drac amb un xai per tal de tenir a la bestia ben tipa i tranquil·la . En arribar al cau del drac, la princesa es va trobar amb un cavaller anomenat George, que es va oferir a lluitar per salvar-la d’aquella mort tan horripilant.

Malauradament el cavaller no se’n va sortir i el drac se’l va cruspir tot sencer, sense deixar ni una engruna de la seva armadura- Això va provocar que tingues un tall de digestió i en poques hores la va petar.

El rei i els camperols agraïts al sacrifici que havia realitzat el cavaller van organitzar un concurs de roses i un aplec de trobadors per cantar i lloar la seva gesta. Vet aquí l’origen de la diada del cavaller George.

 

Rosa C.L.

Cuestión de pelos

Estàndard
Cuestión de pelos

Maribel, emigrante andaluza, llego a Barcelona con nueve años de la mano de sus padres y hermanos. Corría el año 1953.  Se instalaron en el Guinardo, un barrio de autoconstrucción que acogía a todas aquellas familias que llegaban en busca de una vida mejor para sus hijos que la que habían tenido ellos, trabajando para el cacique del pueblo. Maribel estudia magisterio en la Autonoma de Bellaterra

Julián es estudiante de derecho en la UAB, tiene veinte años y es hijo de un diputado de Alianza Popular, que se pasa la mitad del año viviendo con su querida en Madrid por cuestiones de trabajo. Su madre una señora de la burguesía catalana acude a misa diaria y después se reúne con sus amigas en el Club de Golf de la Diagonal, para jugar unas partidas de brich  mientras se toma media docena de gin tonics.

 Cada mañana suben al mismo vagón de los Ferrocarriles Catalanes que los lleva a Bellaterra, pero al llegar al final del recorrido sus caminos se bifurcan. Ella estudia magisterio en la facultad de Ciencias de la Educación y él estudia en la facultad de Derecho. A pesar de tenerlo todo en contra se liaron. Los amigos no se explicaban cómo era posible aquella relación. Lo que ellos no sabían era que a pesar de los pesares Maribel y Julián se habían enamorado.

No les importa la diferencia de clase social a la que pertenece cada uno de ellos, ni el qué dirán las familias o los amigos. Todo aquello es secundario. Solo importa lo que ellos quieren. Y ellos quieren estar siempre juntos.

Ella está afiliada al PSUC y el milita en Alianza Popular, pero entre ellos nunca hablan de política. Ella fuma Ducados y el Winston. Acuden a las manifestaciones por separado. Cada uno con los suyos. Si deciden ir al cine, cada vez escoge uno de ellos la película.

Ayer Maribel fue la encargada de decidir el cine y la película que iban a ver.  La escogida ha sido una película de Bergman en la Filmoteca: “Gritos y susurros”. Julián, casi se duerme si no llega a ser por los comentarios que le va susurrando Maribel al oído.  La semana próxima Julián ya tiene encargada la película que cogerán en el video: “Impacto súbito” con Clint Eastwood y Sondra Locke. Los amigos no se explicaban cómo es posible seguir manteniendo aquella relación, después de casi un año de salir juntos.

Ahora han decidido vivir juntos. Han cogido un pequeño ático reformado. Es pequeño, pero suficiente para ellos: un dormitorio, cocina americana, cuarto de baño y una gran terraza donde tomar el sol y organizar cenas –por turnos- con los amigos de uno y después con los amigos del otro.

Hoy han quedado en el Parque de la Ciudadela. Es su primer aniversario. Van a hacerse un regalo sorpresa. Julián ha comprado un cachorro de pastor alemán para regalárselo a Maribel.  Se encuentran delante de la cascada. Cada uno de ellos lleva una bolsa. Julián abre la suya y aparece la cabecita del pequeño Rex.  Maribel da un salto y se aparta.

­-¿No tendrás miedo a los perros? –pregunta con extrañeza Julián

-Lo siento Julián,  los perros no me gustan. –responde Maribel mientras abre lentamente su bolsa.

Julián se acerca, no ve nada.  Acaba abriendo del todo la cremallera que todavía cierra parte de la abertura de la bolsa. Dentro hay una pequeña bola de pelo negro. Solo sus brillantes ojos delatan la presencia de un felino. Al momento Julián empieza a estornudar y a toser. Le lloran los ojos. Sus manos se han llenado de un sarpullido. Tiene alergia mortal a los gatos.

Ninguno de los dos quiso desprenderse de su pequeña mascota. Se siguen encontrando cada mañana en los Ferrocarriles Catalanes, camino de Bellaterra, se saludan y se hablan lo justo. Al llegar al campus sus caminos se bifurcan. Los amigos no se explican como dos personas que se querían hasta el infinito y mucho más se han separado por una cuestión de pelos.

Rosa C.L.

La Fabrica

Estàndard

Corría el año…,  no lo recuerdo exactamente. Yo era mucho más joven, casi una cría. Un dia al pasar delante del quiosco una imagen atrajo mi atención. Era la imagen de un hombre carbonizado. El periódico colgaba de un cordel y estaba  sujeto por un par de pinzas de madera, como las que usaban en casa para tender la ropa. Aquel periódico acostumbraba a publicar casos de asesinatos, crímenes, estafas y en general sucesos más bien escabrosos, se llamaba El Caso. Unos días mas tarde volví a ver la imagen en el mismo periódico, pero esta vez lo encontré sobre la mesa del comedor. Lo abrí y empecé a pasar las hojas rápidamente, ya que aquella imagen de la portada me producía escalofríos. Lo que no sabía era lo que encontraría en las páginas centrales. Leí toda la noticia, procurando pasar la vista de soslayo sobre las fotografías escabrosas que mostraban varios cuerpos de mujeres carbonizados. Los cuerpos aparecian tendidos en medio de la calle y cubiertos ligeramente por mantas y sabanas que los propios vecinos habian entregado.

Una fábrica textil situada en la calle Navas de Tolosa había sufrido un aparatoso incendio. Al parecer una pequeña chispa, provocada por un cortocircuito  prendió en uno de los carros con madejas de lana que estaban en una de las naves. Nadie se percato hasta que fue muy tarde. El humo negro de la combustión junto con las grandes llamaradas se extendió con rapidez. La única puerta de salida estaba bloqueada por las llamas ya que fue el lugar donde si inicio el voraz incendio. Era un edifico de varias plantas y la fabrica se hallaba en la cuarta. Al parecer el hombre que aparecía en la portada carbonizado, era el propietario de la fábrica. Según explicaron los testigos y los bomberos que acudieron a sofocar el incendio, este hombre había salvado a varias de las trabajadoras de la fábrica, rompiendo varias ventanas para que pudieran salir por ellas con la ayuda de las escaleras de los bomberos. Fueron varias las que se salvaron pero otras perecieron junto con el propietario de la fabrica que se negó a salir hasta que hubiera salido la última de las trabajadoras. El artículo seguía alabando la heroicidad de aquel hombre y el sacrificio que había realizado para salvar a las trabajadoras de su empresa. Con los años se me fue borrando aquel hecho tan escabroso, hasta prácticamente olvidarme de él.

Actualmente por motivos de trabajo me veo en la necesidad de desplazarme por dicha calle y pasar por delante del edificio donde hubo el macabro incendio. Las plantas bajas están ocupadas por diversos bares y tiendas, pero cuando levanto la vista hacia la planta cuarta un escalofrio recorre mi espalda al recordar lo acontecido en el lugar. Por la noche de regreso a casa siento el impulso irrefrenable de alzar la vista. La planta cuarta permanece a oscuras en su totalidad. El resto de las plantas parece que han sido ocupadas por pequeñas empresas y despachos. Algunas tienen luces encendidas y otras permanecen apagadas. Grandes letreros en la fachada anuncian el alquiler de oficinas y despachos.

Read the rest of this entry