Tag Archives: Cinema

El viejo cine de barrio

Estàndard

cineSiempre que tengo que cruzar por aquella calle, recuerdo el viejo cine de barrio que hace más de treinta años, fue consumido por las llamas. De sus restos solo quedo un triste montón de cenizas. Tenia siete años y acababan de comprarme mis primeras gafas. Recuerdo especialmente aquella tarde por el miedo que pase con la película que estaban poniendo: Psicosis. Como mi madre trabajaba en la fàbrica de Can Narbona de dos a diez de la noche, mi padre que no sabia que hacer conmigo, me llevaba muchas tardes al cine, donde conocía a todos los acomodadores y a las taquilleras que nos dejaban “colar” cuando ya había empezado el NODO y la sala estaba completamente a oscuras. 

Durante la media parte o “descanso” de la sesión podías salir al vestíbulo a estirar las piernas, fumar un cigarrillo, ir al wc o comprar cacahuetes, altramuces, chufas y garbanzos secos que te vendía la misma taquillera en un pequeño puesto. Pero a mi lo que más me gustaba eran unos caramelos masticables que vendían dentro de una bolsa de celofán, que si no recuerdo mal se llamaban “Darlings”. Hay que ver el ruido que se organizaba dentro de la sala entre los que rompían las cascaras de los cacahuete y los que desenvolvíamos el papel de celofán para comernos un Darling durante el pase de la película.

Read the rest of this entry

Anuncis

Tarda de cinema

Estàndard

dia-del-cineAvui, tenia ganes d’anar al cinema. Agafo el diari i començo a llegir l’apartat de: “Novetats de la setmana”. No hi ha cap que em cridi l’atenció. Busco la síntesis de cadascuna d’elles a veure si se m’encén la curiositat o l’interes. No hi ha res a fer.

La següent opció es mirar la programació que fan en les sales del centre comercial que esta mes a prop de casa. No tinc gaires ganes de desplaçar-me al centre, a no se que hi haguí una molt bona pel·lícula. No hem tingut sort. Quasi totes elles són les novetats de la setmana. No hi ha res a fer. Següent pas. Me he llegit per ordre alfabètic totes les pel·lícules que hi han programades, a veure si tenia sort i trobava alguna que em fes patxoca.

Per un instant he cregut que estava llegint el Daily Telegraph: Baikonur, Begin Again, Belle, Betibú, Borgman, Boy EatingThe Bird’s Food,Boyhood… -aquesta porta la traducció- Momentos de una vida. I així podria seguir una estona més però he cregut que escrivint tan sols el nom de les peli-cules de la lletra B, podia servir de mostra i d’exemple de ho que intento explicar. Finalment he decidit no anar al cinema.

La magia del cinema

Estàndard

Veure una pel.licula al cinema no te ni punt de comparació en veure una pel.licula asseguda al sofa de casa. No hi ha magia. Anar al cinema es tot un ritual. En primer lloc triar la pel.licula que vols veure. Treure les entrades i fer cua esperant que obrint la sala. Entrar i escollir el lloc on considees que veuras millor la pel.licula. Normalment si puc escollir, prefereixo els seients de darrera i seure al costat del passadis. Les llums s’apaguen i et trobes en una sala a fosques nomes il.luminada per la projecció de la pantalla amb un grapat de persones que no coneixes de res però que aquell dia ens hem possat d’acord per anar a veure la mateixa pel.licula i a la mateixa hora.

No puc deixar de comparar les sales de cinema actuals amb les que jo frequentava fa un grapat d’anys. El ritual ha sofert alguns canvis notables. En aquell temps en els cinemes de barri es projectaven dues pel.licules i el NODO i d’aquí el nom de “doble sessió”, ara nomes pots visionar una pel.lícula i francament,  amb el  preu que s’ha de pagar, has de triar molt be  el dia que decideixes anar al cinema.  Tot i això encara queda una mica de màgia.

¿Y ahora adónde vamos?

Estàndard

En primer lugar quiero dejar claro que no me considero en absoluto una “critica de cine”. Una pelicula me gusta o no me gusta. Esto depende de si me aporta alguna sensación gratificante, es decir, cuando salgo del cine despues de haber visto una pelicula siempre observo mi boca: tiene o no tiene buen sabor. Esta vez he salido del cine con buen sabor de boca.

La pelicula muestra a un grupo de mujeres, cristianas y musulmanas que viven en un pueblo del Libano aislado de la guerra entre facciones musulmanas i cristianas. La primera escena donde se ven un grupo de mujeres vestidas de negro dirigiendose al cementerio es el resumen  de la historia que a continuación se desarrolla. Unidas por el dolor y la amistad y separadas por la religion. En el pueblo conviven las dos comunidades una paz relativa, hasta que una noticia por la radio informa que nuevamente las facciones han entrado en combate. A partir de aquí los hombres de cada bando boicotearan a sus vecinos allà donde más les duele: la religion. Y las mujeres que estan rotas de dolor por la perdida de sus hijos, sus maridos o sus hermanos entablan una lucha sin cuartel para que la guerra no rompa una paz tan fragil.

Yo no se si la pelicula es quizas un poco simplista en el planteamiento que presenta sobre el caracter belicoso del genero masculino y el  caracter conciliador del genero femenino. Este rol atribuido a cada genero, no es tan simplista bajo mi punto de vista. La pelicula salpica con toques de humor algunas escenas lo que permite captar claramente el conflicto sin dramatismos exagerados.

Cuando los hombres estan en el cafe reunidos, los musulmanes estan a un lado del bar y los cristianos en el opuesto. Cuando las mujeres estan reunidas, se encuentran alrededor de una mesa, comiendo, hablando o trabajando. Y unidas buscaran estratagemas para evitar que el conflicto estalle entre los hombres y la guerra no se vuelva a llevar lo poco que les queda. Read the rest of this entry

Mi madre, mi amiga.

Estàndard

La sala y alcoba era el dormitorio de mis padres pero también era mi cuarto de juegos. Mientras mi madre cosía en la maquina Singer, yo abría la vieja cómoda con sus grandes cajones. Extraía mis tebeos que pronto cubrían el suelo de ladrillo rojo como una alfombra de mil colores sobre la cual me tendía. En la sala se confundía el ruido de la maquina de coser con mi voz haciendo mil preguntas: “¿las princesas solo se pueden casar con príncipes?”, “¿porqué el Capitán Trueno deja siempre sola a la Sigrid?”.

Otro cajón de la cómoda era donde se guardaban las telas con tara que mi padre traía de la fábrica. Mi otra pasión después de leer tebeos era disfrazarme. Mi madre me ayudaba prendiendo un imperdible por aquí y otro por allí. Me dejaba ponerme sus zapatos de tacón, me dejaba coger su bolso y llenarlo con un peine, un pintalabios, un pañuelo con puntilla, un abanico, un monedero viejo… y entonces yo empezaba a montarme mi película. Iba de un lado a otro del piso con el taconeo arriba y abajo, hablando con los personajes que mi cabecita inventaba y procurando que mi madre tomara parte en el juego. A veces lo conseguía y otras no. El juego terminaba cuando subía la señora Felisa a quejarse de que le fundía la bombilla. Read the rest of this entry