Tag Archives: Dones Donetes i Donases

Un saludo brujas!

Estàndard

Pero era el día de las brujas hace algunos siglos, porque era el día en que las brujas hacían su reunión anual, el Aquelarre, y afianzaban su compromiso y servicio al demonio. Eso es lo que nos hicieron creer a todas desde muy pequeñas, pero no, estas mujeres se reunían para seguir haciendo lo que las mujeres hacemos hoy día, reunirnos con el fin de luchar contra el machismo, el sexismo y todo aquello que origine odio y violencia hacia las mujeres. Los aquelarres eran pactos políticos entre mujeres, pactos para subsistir a la violencia cotidiana, pactos para seguir luchando unidas.

A las brujas no las quemaron por malas, las quemaron por inteligentes, por rebeldes, por libres. Por querer ser parte de la historia. Por adquirir conocimientos que estaban reservados solo a los hombres. Por practicar abortos. Por no enmarcarse en la “belleza” impuesta por la mirada masculina. Por leer libros, por escribirlos, por enseñar. Por soñar con revoluciones en donde todas las mujeres consiguieran lo que ahora no tienen. Las quemaron por sabias, las quemaron porque se resistieron a ser violadas, porque no atracaron el chantaje, porque no las pudieron comprar. Les quitaron la vida porque ellas posibilitaban que otras mujeres vivieran, por fin, como querían. Por ayudar a otras mujeres a ser libres. Las quemaron por lesbianas, por amenazar al sistema que te convierte en reproductor del sistema. Las exterminaron por amarse entre ellas y por amar a todas.

Read the rest of this entry

Anuncis

25 de novembre LES VOLEM VIVAS!

Vídeo

 

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”,


Eduardo Galeano

Dones, dones i dones

Estàndard

Y les dijeron con desprecio y prepotencia que si querian hacer “política” que formaran un partido y se presentaran a unas elecciones…. a ver quien les iba a votar. Y asi lo hicieron, y hoy ocupan la mayoria de ayuntamientos. Hoy toman el mando todas ellas, la de Barcelona, la de Madrid, la de Castelldefels, la de Badalona…. podria seguir, la lista es larga. Hoy estoy contenta y me siento feliz.

Discurso de Isabel Allende sobre las mujeres

Estàndard

Este video me lo mando una amiga junto a este comentario que comparto plenamente.

Hola a tod@s: entre los destinatarios de este correo hay hombres y mujeres, porque como dice Isabel Allende, hemos de ser optimistas, y estoy segura que habremos compartido experiencias enriquecedoras con los hombres que hemos tenido a nuestro lado, pero deberíamos trabajar unos y otras porque  compartir la vida sea bello, agradable, esperanzador.
 

Aniversario del asesinato de Rosa Luxemburgo

Estàndard
Rosa LuxemburgLa noche del 15 de enero de 1919 en Berlín, fue detenida Rosa Luxemburgo: una mujer indefensa con cabellos grises, demacrada y exhausta. Una mujer mayor, que aparentaba mucho más de los 48 años que tenía.

Uno de los soldados que la rodeaban, le obligó a seguir a empujones, y la multitud burlona y llena de odio que se agolpaba en el vestíbulo del Hotel Eden le saludó con insultos. Ella alzó su frente ante la multitud y miró a los soldados y a los huéspedes del hotel que se mofaban de ella con sus ojos negros y orgullosos. Y aquellos hombres en sus uniformes desiguales, soldados de la nueva unidad de las tropas de asalto, se sintieron ofendidos por la mirada desdeñosa y casi compasiva de Rosa Luxemburgo, “la rosa roja”, “la judía”.

Le insultaron: “Rosita, ahí viene la vieja puta”. Ellos odiaban todo lo que esta mujer había representado en Alemania durante dos décadas: la firme creencia en la idea del socialismo, el feminismo, el antimilitarismo y la oposición a la guerra, que ellos habían perdido en noviembre de 1918. En los días previos los soldados habían aplastado el levantamiento de trabajadores en Berlín. Ahora ellos eran los amos. Y Rosa les había desafiado en su último artículo:

«¡El orden reina en Berlín! ¡Ah! ¡Estúpidos e insensatos verdugos! No os dais cuenta de que vuestro orden está levantado sobre arena. La revolución se erguirá mañana con su victoria y el terror asomará en vuestros rostros al oírle anunciar con todas sus trompetas: ¡Yo fui, yo soy, yo seré!».La empujaron y golpearon. Rosa se levantó. Para entonces casi habían alcanzado la puerta trasera del hotel. Fuera esperaba un coche lleno de soldados, quienes, según le habían comunicado, la conducirían a la prisión. Pero uno de los soldados se fue hacia ella levantando su arma y le golpeó en la cabeza con la culata. Ella cayó al suelo. El soldado le propinó un segundo golpe en la sien. El hombre se llamaba Runge. El rostro de Rosa Luxemburgo chorreaba sangre. Runge obedecía órdenes cuando golpeó a Rosa Luxemburgo. Poco antes él había derribado a Karl Liebknecht con la culata de su fusil. También a él le habían arrastrado por el vestíbulo del Hotel Eden.Los soldados levantaron el cuerpo de Rosa. La sangre brotaba de su boca y nariz. La llevaron al vehículo. Sentaron a Rosa entre los dos soldados en el asiento de atrás. Hacía poco que el coche había arrancado cuando le dispararon un tiro a quemarropa. Se pudo escuchar en el hotel.

La noche del 15 de enero de 1919 los hombres del cuerpo de asalto asesinaron a Rosa Luxemburgo. Arrojaron su cadáver desde un puente al canal. Al día siguiente todo Berlín sabía ya que la mujer que en los últimos veinte años había desafiado a todos los poderosos y que había cautivado a los asistentes de innumerables asambleas, estaba muerta. Mientras se buscaba su cadáver, un Bertold Brecht de 21 años escribía:

La Rosa roja ahora también ha desaparecido.
Dónde se encuentra es desconocido.
Porque ella a los pobres la verdad ha dicho
Los ricos del mundo la han extinguido. Read the rest of this entry

Teresa Pamies

Estàndard

Teresa Pamies

Fa uns quant dies em vaig assebentar de la mort de Teresa Pamies i just havia visionat el mateix dia de la seva mort una entrevista que li havia fet el Carles Flavià en el programa  “Jo què sé!” de BTV.  sense saber que aquella entrevista es feia com homenatge. He intentat buscar el video d’aquest programa i no ho he aconseguit. En aquesta entrevista em vaig assebentar que la Tresa Pamies era la mare del Sergi i  l’Antonio Pamies i que el seu company de tota la vida havia estat Gregorio López Raimundo, dirigent clandestí del PSUC a Barcelona durant molts anys.

L’entrevista a la Tresa Pamies va captar el meu interes. Veure aquella dona explicant la seva vida amb un sonriure permanent en els seus llavis que no s’esborrava ni quant explicava com va tenir que pujar els seus dos fills, tota sola a França, mentre el seu home estava empresonat,  em va impressionar.

Llegis més