El injerto

Estàndard

Su calva dejo de emitir aquel brillo tan deslumbrante. Una fina capa de rizos castaños ocupo su lugar. Lo primero que hizo después de salir de la clínica, fue comprar todo un arsenal de peines, cepillos, fijador, espuma, champú, mascarilla, acondicionador, crema suavizante. Todo aquello le venía un poco grande. La dependienta que estaba muy versada en el tema  no tuvo ningún inconveniente en perder casi una hora de reloj con aquel nuevo cliente. Aquel mes se llevaría una buena comisión.

Solo había transcurrido una semana cuando empezó a notar aquellas pequeñas molestias. Siempre era por la noche. Supuso que el calor de la cama le producía aquellos picores, aquella desazón. Pero fue en aumento. Ya no podía dormir, no conciliaba el sueño. Se lavaba la cabeza a medianoche con agua fría a fin de apagar los ardores. En la clínica le dijeron que era normal. Las raíces de los implantes necesitaban un tiempo de adaptación.

Y un buen día sucedió. Los rizos empezaron a desprenderse de su cabeza y a flotar en el aire. Se desplazaban calle abajo, cruzando la Gran Via y siguieron flotando hasta en centro de la ciudad. Los grandes almacenes que presidian la plaza habían cambiado los escaparates adaptándolos a la época veraniega que se acercaba. Los maniquís vestidos con las últimas novedades, tenían  el semblante triste. No ayudaba mucho la palidez de los rostros o las miradas inexpresivas al vació. .

De repente los rizos morenos llegaron hasta el gran escaparate, traspasaron las enormes lunas y se fueron colocando en las cabezas mondas y lirondas de los maniquís. Allí empezaron a crecer, a tomar diferentes tonalidades y diferentes texturas: unas eran rizadas; morenas o rubias, otras eran melenas cortas; morenas o rubias, otras eran melenas largas morenas o rubias y hasta alguna pelijorra se atrevió a cubrir un par de calvas lampiñas. Y los maniquís cambiaron su semblante triste por una ligera y sinuosa sonrisa.

 

Rosa C. L.

Juliol 2017

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s